Angelal

Angelal
El amor es una estación de preguntas y la luna lámpara de sombras sobre el cielo.

En mi voz de mujer




sábado, 18 de noviembre de 2017

El oficio del escritor por Ron Riddell, poeta y escritor neozelandés




El Oficio del Escritor por Ron Riddell, poeta y escritor neozelandés

El oficio del escritor de la literatura es muy complejo sin remuneración. Es un trabajo duro que necesita mucha disciplina, paciencia, perseverancia; inteligencia, acción de investigación; simpatía, dedicación, humildad, humor y amor entre muchas cosas más. El escritor es un celebrante, un cantante, un narrador, un mago, un creador (de milagros pequeños) un inspirador y sirviente de la humanidad.

La literatura es un regalo de la divinidad, de los ángeles y otras presencias; los dioses, las musas; el duende, el espíritu. El escritor tiene el privilegio de transmitir, compartir y celebrar estos regalos en un espíritu de amistad, gratitud y humildad. Su lenguaje no es solamente de la mente pero también del corazón y el espíritu humano. El lenguaje de la literatura es un lenguaje de paz; de consciencia y compasión.

La esencia de la poesía, la literatura, y el arte es ausencia, presencia, fragancia; intuición, inspiración, principalmente por la vida cotidiana; una esperanza, un respiro; una celebración de este respiro, este descanso; el momento de este respiro de libertad. En este respecto, el escritor es un liberador, un luchador, la voz del pueblo, de los desafíos de la comunidad. El desafío para el escritor es a liberar el ser humano de las cadenas de la mente, los miedos que constituyen la plaga para los seres humanos (es decir la causa de muchos enfermedades).

El escritor necesita mucho coraje para confrontar estos miedos y oscuridades en su propia mente, su espíritu, su vida. Algunos escritores han perdido esta batalla con el suicido, las drogas o el alcohol. La lucha no es fácil. Por lo tanto, es muy importante recordar que el escritor trabaja para la comunidad. Sin este vínculo con la comunidad seria casi imposible para el escritor estar satisfecho con un sentido de relevancia en su vida y en sus obras. Si el escritor no puede servir a su comunidad tenemos un problema, una frustración, falta de comunicación.

El escritor debe observar y celebrar la vida para plasmarla en cado uno de sus escritos, la interpretación merece el punto subjetivo pero toda la inspiración fluye de acuerdo de entorno social en el que se vive. Además, como dice el escritor y poeta alemán Rainer Maria Rilke es muy importante que el escritor viaje y tenga contacto con otros países, comunidades; porque las artistas deben abrir esa llave para ingresar a un mundo de otras culturas, así obtendrán nuevas experiencias y entenderán más para tener mayor inspiración.


W. H. Auden, el poeta inglés dijo que el arte (por ejemplo, la poesía) era un acto de “compartir de pan con los muertos.” Ciertamente es la comunicación lo que es invisible, inexplicable, misterioso, y eterno (aquello que va más allá de los ciclos de nacer y morir). Es una confesión, un modo de auto perdón, empatía y compasión y así también un camino para lograr el perdón y el entendimiento de los otros.

Las cualidades que determinan a un buen hombre, también pueden ayudar en la determinación de un buen poema, cuento o novela. De esta manera, podríamos decir que un hombre pacífico es un hombre capaz de producir un poema pacífico; Es capaz de compartir esa paz a través de su poema. El poema se convierte en comunión, un compartir el pan, un compartir la palabra. Estamos aquí para honrarnos unos a otros; para curarnos unos a otros; para compartir algo de esa maravilla y ese privilegio de estar aquí juntos sobre la tierra, para ofrecernos un símbolo de paz, el regalo de un poema.

La poesía no se puede vender - no tiene ningún valor material, porque es del espíritu de lo etéreo y como tal no tiene precio. La mano sanadora de la poesía no puede ser desviada, porque es la que guía, la mano de la paz y la caridad. Una vez captada esta verdad, también hemos captado entonces la roca de lo inalienable, leal, arraigado en la tierra. La poesía es un lenguaje espiritual particular que busca expresar el funcionamiento interno de la mente, el corazón y el espíritu del hombre, en un lenguaje que se aproxima a la música.

La poesía no se puede vender - no tiene ningún valor material, porque es del espíritu de lo etéreo y como tal no tiene precio. La mano sanadora de la poesía no puede ser desviada, porque es la que guía, la mano de la paz y la caridad. Una vez captada esta verdad, también hemos captado entonces la roca de lo inalienable, leal, arraigado en la tierra. La poesía es un lenguaje espiritual particular que busca expresar el funcionamiento interno de la mente, el corazón y el espíritu del hombre, en un lenguaje que se aproxima a la música.

La poesía representa un diálogo pacífico. Es un medio de comunicación sin violencia ni amenaza. Tiene un papel importante que desempeñar en el proceso de paz en curso en Colombia, por ejemplo. Se ocupa de la comunidad y de la fraternidad: con los desafíos comunes a los que se enfrentan todos los seres humanos. Delinea entre las cosas, los momentos de respiro, claridad, refugio, belleza que logra a través de su abnegación, su ausencia de ego, su humildad y su apertura. Proporciona espacio de respiro para el alma; una oportunidad para posesionarnos con dignidad, libertad, sin "las manillas forjadas por la mente" que tan a menudo nos atan a la miseria y a la desgracia. Nos proporciona “una ventana al mundo,” una ventana tanto al mundo interior como exterior, por la cual podemos apreciar los verdaderos valores no materiales de la vida más plenamente: los registros de nuestros momentos más alegres, serenos, cuando somos transportados a otro reino; cuando somos transportados al cielo.

Cuando me refiero a comunidad, me refiero por supuesto, en primera instancia a nuestras comunidades humanas y terrenales, pero también hace referencia a nuestra comunidad no física: aquellos seres de la comunidad espiritual, como la presencia de antepasados, amigos y familiares que han se han ido; así como a los seres espirituales que nos acompañan "desde el más allá". El poeta entonces debe aprender a acceder a esta puerta secreta, a través de la cual puede pasar a compartir con esos seres queridos a través del verso, o más exactamente el espíritu que da lugar a la poesía en verso; las altas fuentes de inspiración, apreciación y visión poética.

El poeta puede experimentar momentos de dedicación solitaria, en su "arte sombrío de oficio practicado en la noche muerta" (Dylan Thomas), pero nunca está realmente solo en su obra e intención, porque está involucrado en la construcción de la comunidad; en llegar a otros, compartiendo este anhelo más profundo, esperanzas, amores y experiencias. La memoria de tales experiencias es un testamento-fabricación, una toma de documento sagrado que nos ligan a nuestro pasado y nuestro futuro comunal; una influencia unificadora universal, energía y estímulo. Todos necesitamos influencia positiva, energía y estímulo - todos necesitamos buenos modelos y ejemplos, todos necesitamos esa mano que nos guía.

Cuando alguien se enamora de la obra de un poeta, se encuentra con el alma del poeta, está entrando en la casa del poeta, compartiendo con él sus momentos más profundos; tomado de la mano con Emily Dickinson, mientras que la pequeña mosca zumba en su sitio y ella pasa por este mundo. Estamos entonces con ella en el momento de su epifanía, su inspiración y, de hecho, su paso (real) en todos los niveles; en otras palabras, estamos en su momento interior de trascendencia.

Tales momentos son una bendición para experimentar, una bendición para compartir y elevarse de una variedad de fuentes, siendo el factor de unión el elemento de gracia. La gracia de la poesía elocuente es una concesión misteriosa, divina en su origen por lo que deberíamos estar eternamente agradecidos.

Una gran influencia y maestro en mi vida ha sido Thich Nhat Hahn, el monje budista vietnamita, trabajador de paz y escritor. En sus prácticas de meditación subraya la importancia de la concentración en el momento presente. Él dice: "El único momento para estar vivos en (feliz y pacífico en) es el momento presente". Él explica además "Toda clase de práctica de meditación (y yo no incluiría la práctica de la poesía aquí) debería ofrecernos más paz, estabilidad y libertad.

Estas ("cualidades") son esenciales para nuestra felicidad (y bienestar). En tal sentido también quiero subrayar la importancia de la "poesía de la presencia"; poesía que no sólo evoca la epifanía del momento en el cual habla de ella elocuentemente y fielmente restaurando la luz y la esperanza a nuestro mundo un tanto descuidado.

Sobre todo, el oficio del escritor es un oficio de solidaridad, en el que las obras y actos de literatura son obras de amor, de solidaridad con otros seres humanos, obreros, viajeros, campesinos; artesanas, artistas y escritores. Y en esta solidaridad podemos sembrar las semillas de esperanza para humanidad y el planeta.




viernes, 18 de agosto de 2017

Angela Penagos, maestra de las letras y las almas - palabras de Andrea Halaby




Ángela, nacida de los ángeles, volátil, terrenal, mujer alada. Hoy voy a hablar de Ángela. Mujer y poeta. Contadora de historias y madre.

Tuve la fortuna de conocerla en los principios de la vida. Recorrí con ella varios años, con la fortuna de oir sus carcajadas y sus historias. Ella, madre y esposa, hermana, amiga, dulce, enamorada de la vida y todos sus rincones, siempre sembrando jardines e inventando parques de diversiones. Confieso que nadie a su lado puede evitar sonreir, o abrazar, o sentir el pálpito siempre constante de su corazón acelerado. Tuve la fortuna de verla ser madre. De verla amar a sus hijos como se ama a la vida misma, sin límites o precauciones, amor que hoy se multiplica al abrazar sus nietas, la transmutación perfecta del amor puro. Se entregó siempre, a todos los amores y a sus niños que hoy son hombres inmensos, y su mayor fortuna, Ángela en piel, la que tantos conocemos y la que inspira a tantos otros que la siguen, en su caminar iluminado y aire ligero de equipaje.

Ángela es poeta. De las más grandes. Maestra de las letras y las almas. Lleva la palabra en la sangre, desde los inicios de su infancia, tatuada por sus padres y el círculo indestructible de sus hermanos. Ella lleva la poesía como si fueran alas, desplegada, abierta, derramada sobre todos nosotros como agua bendecida. Ella abona los caminos de las historias bien contadas, de la naturaleza misma, del cuerpo hecho for o rocío. La mujer que escribe sus propias vivencias, la de los otros la que está atenta a las preguntas, a las dudas, y logra sanar con sus palabras precisas, las que deja impresas en sus libros para que no se olviden.

Ángela es flor, es la raíz que se alimenta de la tierra y florece iluminada. Su libro, el que celebramos es una oda a la vida misma, a los recuerdos, al cuerpo y al espíritu. "Flor de arizá" se celebra en tres partes, una trinidad absoluta que se recorre con la dulzura y fuerza de cada palabra.

"Raíz de Soles" habla de lo íntimo, de su madre, de la infancia, de la piel cuando arde en pasiones, de la naturaleza y su magia. De lo que se gana y se pierde. De los recuerdos que transitan y los olvidos. En susurros reclama, exige, ofrece, se entrega al universo y suplica entre voces...

"Si te dijera
que estoy ligada a lo invisible
al único derecho que me queda".

Ahora devuelvo mi voz
que pide ser oida"

"Florescencia" es juntar el amor en los puntos precisos dice Ángela, perfumar las horas, envolver las curvas, los vértices, las esquinas, es la "Geografía de beso", como dice la mujer poeta, "renovar la sangre como la flor al abrirse". Es un canto al amor, a la sensualidad de las sombras y las luces. Aquí se "conjura el alma" y se invita al vuelo de los colibríes en celo.

"Linaje de polen" es el "aliento de la vida". En sus páginas se desnuda el cuerpo, se llega a la profundidad del ser, al vértigo de la pasión, donde "La tristeza nos atraviesa el alma y nos deja la piel en carne viva". Se recorre la soledad en forma de plegaria. Se palpita, la muerte llega a la orilla, se hacen nidos de plumas y cantos. Es el resumen de la poesía en su esplendor. La poesía amatoria, las palabras exaltadas y laureadas, las letras que se vuelven tatuajes y permanecen en la tierra que fertiliza todas las flores.

Le entrego entonces, como se entregan los regalos más sagrados, a la mujer poeta y a su flor más reciente: "La flor de arizá".

Arizá
Arizá
flor sustantiva
en la hondura del fuego.


Muchas gracias

Andrea Halaby

Agosto 2017

lunes, 7 de agosto de 2017

Ecos de Marimba- poema



Fotografía de Gigi Malinali, exposición niños Arco Iris.

Acomoda mi cuerpo destechado en lo urbano de tu río
y esconde miniñez en el festejo de los cerros.

Soy una niña negra amasigo de tierra,
labios de pez, oración de brasa
piel dispuesta para el rito.

Traigo en mis ojos el luto largo de mi madre
paridora de penas y desvelo de siglos.

En la cinta de mi pelo percusión de selva
música invisible de un noviembre
sin retorno.

Ángela Penagos Londoño
Libro Ecos de Marimba


viernes, 28 de julio de 2017

Nostalgia - poema de Ángela Penagos



Cruzo la esquina del adiós.
El viento, fuga mohosa y solitaria.

La infancia descascara la pintura de mis labios gruesos
y los amigos tienen domicilio en la semilla
de la almendra.

Cuando Valeria pronuncia la palabra Tita
no sabe que un pececito rojo
detiene las manecillas del reloj y del olvido.

El amor es ahora un estación de preguntas
y la luna lámpara de sombras sobre el cielo.

Estoy en la última fila
donde los pájaros hacen su concierto
al fuego del ocaso.

Por eso cuando tengo ganas de llorar
me visto de fiesta
y sobrevivo a la angustia de la soledad
que se hunde en mi almohada.

Ángela Penagos

sábado, 10 de junio de 2017

Filosofo del viento- a mi padre Luis Arturo Penagos






Cientos de palabras que había recortado de periódicos y revistas las insertaba en una bolsa para mezclarlas y luego lanzarlas al aire.

Al caer los pequeños papeles al piso del patio de la casa, los 13 hijos de Luis Arturo Penagos se tiraban al suelo para recoger las que
mas pudieran y así jugar a formar frases a contra tiempo. Desde ese momento la poesía preguntaba por Ángela a través de juegos, conversaciones y lecturas con su padre. "Lo llamo el filósofo del viento", dice ella, refiriéndose a Luis Arturo. Con esas mismas palabras titulo un poema que escribió en su memoria muchos años después de haber disfrutado esos juegos en su infancia en Belén.

Ahora Ángela vive en el barrio Manila, es madre de dos hombres, abuela de cuatro niñas, pero, sobre todo, Ángela Penagos Londoño es poeta.

A los juegos de palabras infantiles se sumaron cuentos, tertulias de literatura con los vecinos y obras de teatro en la juventud. Las creaba de principio a fin con algunos de sus hermanos, y aquellos que no participaban le servían de público.

Ángela Penagos

Un bolero en la noche-poema de Ángela Penagos Londoño



UN BOLERO EN LA NOCHE

Amamos la noche
que se alza
en la sensualidad
del fuego.

Fluimos en la danza
hacedores de olas
en el ritmo oscuro
de la lluvia.

La forma de la uva
se desgrana
en el agite de la boca
y dejamos en el beso
la semilla.

La luz en el cielo
de los ojos
atarraya la orquesta
y nos fundimos
en el follaje de los cuerpos.

Un bolero Caribe
nos embriaga
tiritantes
sedientos.

Un solo espacio
uno solo

en mi canción.

Ángela Penagos Londoño

Un bolero en la noche - poema Ángela Penagos

Ángel de la palabra

El ángel lleva y trae mensajes y ofrendas, entre el poeta y la divinidad.

Espacio testimonial que documenta la vida

Recordando el viaje iniciático que contiene la clave para encontrar la verdad.

sígueme en el e-mail

Luis Cobos


Ángel del Fuego del Amor

Un amanecer de campanas
le da la bienvenida
a este nuevo germinar
de la vida.

Angela Penagos L.

Seguidores