Angelal

Angelal
El amor es una estación de preguntas y la luna lámpara de sombras sobre el cielo.

En mi voz de mujer




sábado, 10 de junio de 2017

Filosofo del viento- a mi padre Luis Arturo Penagos






Cientos de palabras que había recortado de periódicos y revistas las insertaba en una bolsa para mezclarlas y luego lanzarlas al aire.

Al caer los pequeños papeles al piso del patio de la casa, los 13 hijos de Luis Arturo Penagos se tiraban al suelo para recoger las que
mas pudieran y así jugar a formar frases a contra tiempo. Desde ese momento la poesía preguntaba por Ángela a través de juegos, conversaciones y lecturas con su padre. "Lo llamo el filósofo del viento", dice ella, refiriéndose a Luis Arturo. Con esas mismas palabras titulo un poema que escribió en su memoria muchos años después de haber disfrutado esos juegos en su infancia en Belén.

Ahora Ángela vive en el barrio Manila, es madre de dos hombres, abuela de cuatro niñas, pero, sobre todo, Ángela Penagos Londoño es poeta.

A los juegos de palabras infantiles se sumaron cuentos, tertulias de literatura con los vecinos y obras de teatro en la juventud. Las creaba de principio a fin con algunos de sus hermanos, y aquellos que no participaban le servían de público.

Ángela Penagos

Un bolero en la noche-poema de Ángela Penagos Londoño



UN BOLERO EN LA NOCHE

Amamos la noche
que se alza
en la sensualidad
del fuego.

Fluimos en la danza
hacedores de olas
en el ritmo oscuro
de la lluvia.

La forma de la uva
se desgrana
en el agite de la boca
y dejamos en el beso
la semilla.

La luz en el cielo
de los ojos
atarraya la orquesta
y nos fundimos
en el follaje de los cuerpos.

Un bolero Caribe
nos embriaga
tiritantes
sedientos.

Un solo espacio
uno solo

en mi canción.

Ángela Penagos Londoño

Un bolero en la noche - poema Ángela Penagos

lunes, 5 de junio de 2017

Carta a una nieta


Junio 4, 2017

Querida Alicia,

Cuando yo, tu Tita, era pequeña como tu, vivía donde tu vives, en Bogotá y mi abuelita Ángela vivía en Medellín.

Ella me enviaba carticas como ésta que estas recibiendo. Mi corazón latía muy fuerte cuando tocaban la puerta de la casa y era el cartero.
Tenía uniforme azul, cachucha y un maletín donde le cabían montones de cartas que viajaban en avión por las nubes más altas.

Cuando la tenía en mis manos, rasgaba el sobre y sacaba con cuidado esa hoja blanca que venía escrita con su propia mano y me pintaba dibujitos como este sol y esta flor.

Mi abuelita era una mujer sencilla y adorada, tenía ojos castaños y dedos nudosos. Su pelo era blanco como los copos de algodón.

Mis papitos me pusieron su nombre, Angela, como el de ella para recordarla siempre. Me ha hecho mucha falta porque me gustaba recibir sus cartas.

Alicia, recuerdo cuando jugamos a la tienda y a la peluqueria que hiciste para ponerme bonita para que yo pudiera asistir a la fiesta de la vida.

Quiero que seas mi huesped y llenes el vacio que se siente en algunos días en que quiero tenerte cerca y tu no estas.

Recuerda siempre lo mucho que te quiero.

TITA







sábado, 13 de mayo de 2017

IX ENCUENTRO INTERNACIONAL DE POESIA POR LA PAZ





Marca de identidad por una vida digna

En estos tiempos inciertos de amenaza nuclear elevamos una plegaria por la paz en el mundo, especialmente por Venezuela que está viviendo momentos difíciles y Colombia que se prepara para el posconflicto. Es necesario despertar la conciencia para sanar la culpa y perdondar desde el corazón.

Para que los niños crezcan sin miedo.
Para que cese la obscuridad y una nueva historia se empiece a contar.
Para que no hayan más guerras absurdas.
Para que tengamos tiempo de conocer todas las palabras y seamos capaces de conocer todas las palabras y seamos capaces de transmitir su belleza.
Para que sepamos de la amistad.
Para que entendamos la ausencia y podamos superar la muerte.
Para que en la escritura descubramos lo que somos y sepamos comprender al otro.

Poesía por la paz es un encuentro internacional que se viene realizando desde hace nueve años con poetas de diferentes partes del mundo, comprometidos en apoyar la búsqueda de la convivencia pacífica, permitiendo que la diversidad se alimente y se extienda de forma espontánea y creativa, protagonismo determinante que se propicia como factor primordial de desarrollo social y cultural.

Los poetas muestran con imágenes que somos fruto del contraste antes que de la semejanza y que como tal creamos la sensación de un mundo superpuesto. En los linderos de lo onírico, elevamos nuestra dignidad poética ya se trate en la soledad, en el amor o en la muerte o bien en el conjunto de lo creado.

Hablamos de la vida, de universos paralelos, de la parte mágica del mundo con carácter planetario, de culturas y fronteras sentidas como propias. Sabemos crear un cuerpo verbal y artístico en el que no se duda del lenguaje, ni de la existencia de las cosas. El poeta tiene la palabra y es en el lenguaje donde se juega su suerte.

Ciertas iluminaciones cambian el rumbo de nuestra vida y brota la palabra y se condensa en el asombro de lo cotidiano, en los eslabones de cada mañana, en la vista del cielo, donde el poema es el equipaje esencial, apertura de un viaje al interior para invocar la paz, trabajar por la transformación y apuntalar el sueño de un mundo justo y equitativo.

Este trabajo ha sido gradual, de persistencia, con las instituciones educativas, con ls comunidades, a través del lenguaje como vía de trascendencia logrando una visión más profunda de la vida, en su sentido cosmogónico, activando la genialidad, los talentos ocultos, las nuevas visiones, generando diálogos de construcción participativa.

A los poetas que dicidieron acompañarnos siguiendo el camino de piedras y de flores para traernos sus palabras de aliento, deben saber que son la luz de las nuevas generaciones y que su ejemplo es el refugio, una puerta que se abre para el asombro y la respiración de un mundo mejor.

ÁNGELA PENAGOS LONDOÑO
Cofundadora
Poesía por la paz

miércoles, 10 de mayo de 2017

Floración perpetua - Homenaje a las madres








Las madres vienen con una luz encendida después de la espera.
Llevan adentro su maloka donde se ofrenda la vida.
Son la marca de los años que pasan y llevan en sus manos
hojas azucaradas de alivio para el viaje.

Relatan historias de victorias y caídas y reparan el tejido
hasta hacer invisible la antigua cicatriz.

Siempre están ocupadas buscando un rayo de sol que las ilumine
como el vapor condensado en una nube que descorre el silencio
en la banca de la vida.

Abren las puertas de par en par al jardín de los afectos donde
siembran macetas de auroras con sabor a hogar.

Llevan en la piel la memoria de sus hijos y dan cuenta de sus años por
las celulas cansadas que aparecen como vetas en su cuerpo.

Las mamás son el centro de la familia, ellas viven la floración completa.

Ángela Penagos Londoño

lunes, 17 de abril de 2017

Recital Bocas de fuego



Andrea Halaby, Devora Dante y Ángela Penagos creamos un cuerpo verbal y artístico en el que no se duda del lenguaje del amor, la ternura y de la existencia de la poesía erótica.

Mostramos con imágenes en la zona de la piel, señales provocadoras que perturban las márgenes de las emociones llenando esa nueva página de palabras sensibles.

Esta exploración nos ha dado entrada sin miedo a la creación auténtica, llamando las cosas por su nombre y entregando el regalo del amor, centro de conexión con las emociones del ser humano.

Es importante comprender que este recital es apto para todo público que pide caer en la tentación de sentir y celebrar la dicha de estar vivos.

La próxima presentación se realizará en Bolero Bar, dirección Calle 67 B No. 51 A 98 - Medellín el día jueves 20 de Abril de 2017 a las 8.00 p.m.